Primer día de trabajo: Recomendaciones

El día de hoy te presentamos las mejores recomendaciones para afrontar tu primer día de trabajo. Síguenos leyendo.

Primer día de trabajo: Recomendaciones

Toma notas

El primer día de trabajo te presentarán a muchos compañeros nuevos y sus funciones dentro de la compañía. A menos que tengas una memoria de elefante, lo más probable es que no recuerdes todos los nombres y vayas un poco perdido los primeros días.

Trae un bloc de notas o teléfono contigo para anotar los cargos y nombres más importantes con los que trabajarás de cerca. Si no recuerdas un nombre al principio, no tengas miedo a preguntar. Los compañeros comprenderán que eres nuevo y es imposible que recuerdes los nombres de todos.

Escucha activa

Escucha de forma activa y consigue una primera visión de los valores de la empresa. Lo más razonable cuando una persona es nueva en un trabajo es escuchar con atención a los responsables y compañeros, ya que tendrás una visión sobre las dinámicas de la empresa, los valores que defiende o cómo funciona tu trabajo. Observa y empápate de la información nueva que te llega de tu alrededor.

Mente abierta

Una mente abierta puede marcar la diferencia al hablar y tratar con tus nuevos compañeros o con tu jefe. Acabas de aterrizar en un nuevo empleo y debes hacerlo con la mente abierta. No compares a tus nuevos compañeros de trabajo con los anteriores, ni les juzgues antes de tiempo.

Trata de fijarte en todo e intenta aprovechar cada oportunidad para aprender algo nuevo. Tener una menta abierta es clave para adaptarte a tu nuevo puesto y a la empresa y, cuanto más rápido lo hagas, antes empezará a crecer tu productividad. Demuestra tu curiosidad y ganas de aprender.

La toma de decisiones

 Es bueno que en el primer día de trabajo se demuestre confianza y decisión a la hora de hacer las cosas, pero hay ciertos límites. Si te piden que hagas una cosa pero no tienes muy claro cómo hay que proceder, pregunta. Es tu primer día, por lo tanto es normal que no sepas muy bien cómo hacer ciertas cosas.

No llegues tarde

Llegar tarde en tu primer día, aunque hayas tenido algún imprevisto, puede causar muy mala impresión. Planifica bien tu horario y tiempo de trayecto al trabajo para contemplar posibles imprevistos y asegurarte de que llegas puntual. Si puedes, llega incluso 10 minutos antes.

Evita los rumores

Primer día de trabajo

Si ves que hay personas que critican a compañeros internamente intenta cambiar de tema para evitar formar parte de posibles rumores. La rumorología en el trabajo es muy peligrosa. No sólo impide la sinergia entre equipos, sino que incluso puede llegar a costarle a uno el puesto de trabajo.

Proyecta energía

Durante los primeros días te observarán más bien desde un punto externo. Tus actitudes y ética laboral son mucho más visibles en este momento, ya que nadie ha tenido la oportunidad de evaluar tus habilidades laborales aún. Todos quieren trabajar con personas entusiastas y positivas, así que hazles saber que esto es exactamente lo que pueden esperar de ti.

Participa

 Aportar ideas es bueno, pero no intentes imponer tu criterio nada más llegar para que vean que sabes mucho. Escucha primero y en base a lo que se exponga, pon tu granito de arena. A lo mejor lo que propones no está en la línea de lo que busca la empresa en ese momento, pero si está bien fundamentado y tiene lógica, demostrarás iniciativa.

Pregunta todo lo que no entiendas

Aunque puede darte reparo ser una carga para tus compañeros de trabajo los primeros días, no tengas dudas: antes cualquier cuestión que te sobrepase pide ayuda. Muestra gratitud y continúa aprendiendo y trabajando de forma independiente para que tus compañeros vean que te estás esforzando en tu nuevo puesto.

Sonríe, sonríe y sonríe

 Lo más importante es que disfrutes durante el primer día de trabajo. Has pasado por un proceso de selección y has conseguido el empleo que deseabas, estás feliz y tus compañeros y jefes deben percibir que te enfrentas a tu nuevo trabajo con energía, optimismo y ganas.

Ponle atención a tu lenguaje corporal

Es clave a la hora de comunicarte en tu lugar de trabajo. Evalúa que es lo que estás comunicando para comprender de mejor manera como te perciben los demás y ajustarte según sea necesario.

No tengas miedo a equivocarte

Nadie nace sabiéndolo todo. Si te explican algo y sigues teniendo dudas, pregunta. Y si te equivocas, reconócelo y pide perdón, en vez de intentar tapar tu error. Poco a poco irás cogiendo ritmo. Estos primeros comienzos titubeantes son, en realidad, comunes en todos los trabajos.

Muestra una actitud positiva y sé agradecido

Evita a toda costa hablar de tus problemas personales en el trabajo. Muestra siempre una actitud positiva e intenta dar las gracias siempre que puedas. Ser agradecido en el trabajo te abrirá muchas puertas.

Uso del celular

No utilices tu teléfono móvil ni tus auriculares. Aún no conoces la compañía y, por ende, no sabes si está mal visto hacer uso de los teléfonos móvil o ponerse audífonos para escuchar música.

Sé humilde

El primer día te mostrarán los métodos de trabajo. Limítate a escuchar, ya habrá tiempo para intentar establecer mejoras en los procedimientos. No es tu papel dejar a todos con la boca abierta con tus conocimientos sino hacerles entender que eres la persona idónea para ocupar el puesto.

Organízate y planea tu primera semana de trabajo

Tómate el tiempo de organizar la información que obtuviste y traza un plan de trabajo para las próximas semanas. Asegúrate de tener todo en orden y acércate a tu manager y compañeros las veces que creas necesario.

Recuerda que tu equipo de trabajo estará esperando que aportes ideas y una nueva perspectiva a la empresa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.