Duelo en el trabajo: ¿Cómo reincorporarse luego de un duelo?

Duelo en el trabajo: Regresar al trabajo luego de la pérdida de un ser querido puede ser extremadamente difícil. Esto varía de persona a persona. Hay quienes superan el duelo gracias a la distracción emocional del horario laboral. Pero existen otras, que lamentablemente necesitan mucho más apoyo para superar este dolor que según la mayoría “nunca sana pero si se aminora”. El estrés y la falta de concentración son habituales tras la pérdida de alguien querido. Es por ello que a continuación te daremos los mejores tips para poder enfrentar el duelo en el trabajo. Síguenos leyendo.

El duelo es un proceso muy duro por el que todos tenemos que pasar tras la pérdida de un ser querido, sin embargo, es un proceso natural que nos ayuda a entender que la persona que hemos perdido era alguien muy importante en nuestra vida, que cumplía una función especial y que seguir adelante sin su presencia va a ser algo realmente difícil.

Entender esto nos va a llevar tiempo que transitaremos pasando por una serie de etapas o fases que nos ayuden a encajar la nueva situación, tenemos que elaborar cómo reestablecemos nuestra vida sin ellos, cómo recomponer todo a partir de ahora.

Recomendaciones para sobrellevar un Duelo en el trabajo

Recuerda tu relación

 En lugar de concentrarte en la pérdida, hazlo en las cosas buenas de la relación con tu ser querido y en los momentos que compartieron. Escríbele una carta o una nota sobre algunos de tus buenos recuerdos. Puedes agregarle recuerdos a esta nota en cualquier momento.

Elaborar las emociones y el dolor

De manera errónea, muchas veces intentamos tapar el dolor porque nos resulta insoportable, creyendo así que pasará antes. En esta tarea del duelo lo que hacemos es permitirnos sentirlo, identificando las emociones que aparecen y expresándolas sin miedo. Tras una pérdida aparecen emociones y sentimientos muy intensos como rabia, tristeza, angustia, miedo, soledad, culpa. Es muy importante poder hablar de ellos para que no se queden atrapados en nuestro cuerpo.

Tener paciencia

Los síntomas del duelo pueden durar cierto tiempo. En el trabajo tomará tiempo en recuperar la facilidad para controlar los pensamientos. Es importante aceptarlo y no luchar contra eso. Cuando evitamos pensamientos usualmente regresan con mayor intensidad.

El duelo no entiende de prisas. El proceso va a ser largo, y en ese tiempo nuestras necesidades irán variando. Lo que al principio quizá nos venía bien, luego puede transformarse en una carga. Es importante recordar esto a la hora de tomar decisiones para ser nosotros los primeros en comprendernos.

Encuentre un santuario

 Hay veces en las que usted quizá quiera ponerse a llorar o simplemente escapar un rato. Antes de que regrese al trabajo, piense en un espacio privado donde pueda recuperarse: un vehículo, un salón vacío o incluso simplemente en el exterior.

Hay que verbalizar el duelo

Aunque estemos muy centrados en lo que nos ocurre por dentro (emociones, pensamientos, sensaciones físicas), debemos recordar que los demás no pueden saberlo, por tanto, debemos expresar cómo nos sentimos, qué pensamos, qué necesitamos. Dado que no nos pueden adivinar ni el pensamiento ni la emoción, a veces las personas de nuestro entorno van a preferir ser prudentes y darnos un espacio antes de resultar invasivas.

Cree una lista y pida ayuda

Un común efecto colateral del luto es olvidar cosas. Para los entregables importantes, cree una lista detallada; revísela dos veces o pídale a un compañero que verifique su trabajo por usted.

Ten un plan de escape

Cuando regreses al trabajo si necesitas mostrar tus emociones hazlo. No eres un robot, eres una persona con sentimientos, no quieras ocultar tu duelo. Tu dolor aparecerá cuando menos te lo esperes y puede desencadenar tristeza y lágrimas a pesar de tus esfuerzos por evitarlos y es totalmente normal.

Rememore y celebre la vida de su ser querido

 Usted puede hacer un donativo a la entidad benéfica predilecta del difunto, enmarcar fotos de momentos felices que vivieron juntos. Ponerle su nombre a un nuevo bebé o plantar un jardín en su memoria. La elección es suya sólo usted sabe cuál es la forma más significativa a su mismo de honrar esa relación única.

Expresar los sentimientos

 Tener conversaciones con personas cercanas, aunque no sean del tema, que sean temas íntimos o importantes de la vida: esto hará que se mantenga viva y en pie una imagen del futuro (que a veces se diluye en la tristeza y el miedo). También recomendable escribir cartas.

No juzgar los sentimientos que llegan

 Lidiar con el duelo no es fácil y no es conveniente exigirnos demasiado. Está bien si se siente odio, mucho enojo, con los seres queridos, con Dios (si es creyente). Está bien también reír o sentir momentos de tranquilidad o felicidad. El duelo es únicamente de la persona que lo sufre, y nadie puede saber mejor cuándo es momento de “superarlo” o dejarlo atrás.

Apoyo profesional

Duelo en el trabajo

El apoyo de un psicólogo le podría ayudar a desarrollar resiliencia y a buscar estrategias para superar la tristeza. Los psicólogos usan una variedad de tratamientos con base empírica — comúnmente la psicoterapia — para ayudar a las personas a mejorar sus vidas. Éstos poseen grados doctorales y se encuentran entre los profesionales de la salud con mayor preparación académica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.