Jefe insoportable: Consejos para lidiar con él

En esta oportunidad te traemos los mejores consejos para lidiar con un jefe insoportable. Siguenos leyendo para saberlo.

Indaga con otros colegas

Si conoces a alguien que se lleva bien con tu jefe problemático búscale y pregúntale cómo lo hace. La idea es que te transmita lo que piensa, cómo ve a esa persona. Qué clase de cosas se dice a sí mismo para sobrellevar la situación. Averigua cuál es el estado interior que le permite tratar con el jefe difícil de un modo tan diferente a como tú lo haces. Relaciónate con tu jefe utilizando este estado interior hasta que hayas fabricado el tuyo propio.

Identifica Desencadenantes o Comportamiento Difícil

El mal comportamiento de un Jefe insoportable no surge de la nada. Debe tener un disparador. Simplemente no lo sabes todavía La próxima vez que su jefe se irrite. Piense en lo que sucedió solo unos minutos o segundos antes. Vea si aparece un patrón o desencadenante común después de unos días de observación.

Jefe insoportable

Una vez que sepa cuál es su desencadenante, sabrá cuándo evitar el contacto con ellos. Por supuesto, no hace falta decir que también debes evitar hacer lo que sea que los molesta.

Entiende que no puedes cambiarlo

Si tu jefe es difícil de manejar, no solo para ti, sino para los demás, entonces la probabilidad de que cambie es mínima. Si este es el caso, utiliza la oportunidad para simplemente hacerlo tomar conciencia de tus problemas. Al menos no podrá decir que nunca le informaste sobre tus preocupaciones. Aunque no puedas cambiar a tu jefe o a su personalidad, con suerte hablar con él hará que empiece a mejorar. Además, se puede trabajar en la mejora de su relación sin cambiarlo.

Habla con tu jefe sobre la relación

 Puedes considerar que hablar con tu jefe acerca de los problemas es tu último recurso, pero te equivocas. Si realmente deseas mejorar la relación con tu jefe en lugar de esperar a que las cosas empeoren. Entonces lo mejor que puedes hacer es pedirle que aparte un tiempo para hablar y ser honesto acerca de sus sentimientos. Sin dejar de lado el profesionalismo. Una vez que tengas tiempo, enfréntate con tu jefe, haz contacto visual, habla con claridad y hazle saber cuál es el problema

No idealice a su jefe

Muchas veces quienes llegan al cargo de jefe saben hacer las cosas bien, pero no poseen las habilidades sociales para liderar. Poco a poco las organizaciones están cambiando eso, mientras tanto no espere que sea perfecto, y menos en cuanto a sus capacidades de contacto con las otras personas.

No le tengas miedo

Si cada vez que tienes que dirigirte a él lo haces con miedo, él notará tu inseguridad. Tienes que pensar que tu jefe es una persona como otra cualquiera y, por tanto, debes tratarle con normalidad. Sin perderle el respeto, obvio, pero sin más protocolo del que se merece cualquier otro ser humano.

No lo tomes como algo personal

 Si se trata de una situación ocasional (y estás seguro de que no es por ti que está de mal humor), desarrolla una manera de evitar el mal humor de tu jefe. “Sal a caminar, mira una fotografía que te guste, llama a un amigo y sigue adelante. Si el mal humor es crónico, invítale un café a tu jefe para platicar directamente sobre la situación, puede ser que él o ella no sea consciente de las consecuencias de su comportamiento. O si no es posible, habla con un colega o supervisor de confianza sobre lo que podrías hacer para mitigar el daño a tu psique.”

No lo fuerces

Crear una buena relación con tu jefe puede llevar tiempo, especialmente cuando intentas reparar un daño, pero no siempre puedes forzarlo. Dale a la relación algo de tiempo para construir e intenta que ocurra orgánicamente.

«Elige algunas oportunidades para participar en eventos en los que sabes que el jefe estará allí. Eso te da la oportunidad de estar en su espacio»

Limita las interacciones si tú no estás de humor

Cuando estamos pasando por un mal momento es difícil de controlar el mal humor, así que lo mejor es dirigirle la palabra lo menos posible y en caso verte obligado hacerlo de la forma más sosegada y positiva posible.

Inteligencia emocional

Cuando se trata de un Jefe insoportable, también suele entrar en juego el intercambio de emociones. Aunque desees decirle a esa persona lo horrible que ha sido contigo, debes comprender que hacer eso no va a llevarte hacia nada bueno. Sin embargo, puedes aprender a controlar tus reacciones para no reflejar un comportamiento agresivo a tu jefe.

No hables mal de él con tus compañeros

Evita las críticas al jefe con tus compañeros. Aunque no te van a faltar ganas de decir cosas negativas de él, solo conseguirás echar más leña al fuego y exponerte a problemas más graves. Debes reservar tus pensamientos negativos para ti mismo. La terapia de grupo con compañeros no resolverá el problema.

Conserva tu buen humor

Aunque a veces parezca lo contrario, detrás de cada jefe, hay un ser humano. Y a los humanos nos gustan las bromas, las risas, las confianzas, contar chistes, emborracharnos y, en definitiva, ser felices. Es la naturaleza humana. Una dosis saludable de humor te ayudará a manejar la relación con tu jefe. Aprende a reírte de la vida y transmite ese espíritu a todos tus compañeros.

Plantéale la situación al jefe de tu jefe

Si a pesar de haber seguido todas estas estrategias, convivir con tu jefe continúa siendo imposible, acude al superior inmediato y explícale el problema de la forma más objetiva que puedas. Puedes plantearle el tema personalmente o en una reunión. Pero asegúrate previamente de que tus compañeros van a apoyar tu punto de vista para que no parezca que es un enfrentamiento personal entre tu jefe y tú.

Además, en muchas ocasiones. Los jefes de un Jefe insoportable no son completamente ignorantes de la personalidad de sus colaboradores directos y toleran estas situaciones de conflicto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.