Problemas personales: ¿Cómo alejarlos de nuestro trabajo?

Los problemas personales pueden llegar a aturdirnos a tiempo completo, incluso afectar nuestro trabajo. Los conflictos emocionales nos lleva a cometer errores, a tener una mala reacción con los compañeros y eso desencadena más inconvenientes. Si quieres herramientas para mantener estos problemas a raya en tu trabajo. Síguenos leyendo.

Intenta dejar los problemas en tu casa

Intenta dejar los problemas personales en casa y utiliza tu trabajo como una distracción. De esta forma podrás mantenerte enfocado en tus tareas, alcanzando asombrosos resultados. Aprovecha al máximo la jornada laboral, haciendo uso de tu tiempo libre para adelantar trabajo.

Búscate un hobby antes del horario de trabajo

Una buena manera de dejar los problemas en casa es no ir directamente al trabajo. Piensa en salir a correr, hacer un curso de idiomas, practicar yoga o cualquier otra actividad que sea capaz de vaciar tu mente para que llegues renovado a la empresa. Pedí días libres, si la cultura de la empresa te lo permite, tienes una buena relación con tu superior y tu trabajo está al día.

La comunicación es importante

Si este problema personal está afectando tu quehacer diario en el trabajo, cuéntaselo a tu jefe. Esto te dará una sensación de alivio ya que podrás explicar las razones de tu comportamiento. Eso sí, deja a un lado los detalles.

Problemas personales

Reconoce tus aciertos a lo largo del día

 Las persona que atraviesan por un periodo de tristeza suelen ver todo de manera negativa, pensar que las cosas no tienen sentido o que las hacen mal. Por ello, debe haber un esfuerzo en reconocer los logros que se tienen diariamente, por muy pequeños que sean.

Pon todo en su nivel de importancia y urgencia

No todos los problemas tienen la misma trascendencia o se resuelven del mismo modo, los problemas financieros pueden llegar a ser urgentes, pero los problemas de comunicación en el hogar, por ejemplo, son tanto urgentes como vitales para la convivencia. Entonces, en caso de tener varios conflictos te sugerimos hacer una lista, en la cual pongas los conflictos por su tamaño y complejidad, con este simple ejercicio puedes incluso darte cuenta de que algunas cosas no son tan importantes como pensabas, o cuáles puedes y debes resolver primero.

Concéntrate en otra cosa

Esas ocho horas diarias de trabajo pueden mantener tu cabeza alejada de los problemas personales que te aturden. Concéntrate en tus tareas por ese período de tiempo.

Tómate un descanso

Cuando tus problemas personales afecten demasiado tus días en el trabajo, debes considerar la posibilidad de descansar. Aleja tu mente de la rutina y tómate unas merecidas vacaciones. Desconectar tu cerebro es el mejor antídoto para encontrar una nueva forma de reconectarse con el trabajo. En caso de que no puedas tomarte días libres, planea actividades divertidas para el fin de semana. Relájate y comienza la próxima semana con otra predisposición.

Desahógate con tus compañeros

Busca quienes sean más próximos y con los que tengas confianza, ya que será muy importante que tu equipo te ayuda en caso de que tu productividad caiga y tengas que ausentarte. Además, puede ocurrir que tengan consejos útiles para ayudarte a salir en ese momento.


No entres en demasiados detalles. Al dar menos detalles, quedarás menos expuesto a las opiniones de los demás. Ciertos problemas requieren de delicadeza por el estigma que pueden generar, por ejemplo, el ámbito legal. “Además, no todos los colegas tienen la ética suficiente como para no usar esa información en tu contra”

Utilice los recursos disponibles

Busque cuáles son los recursos disponibles para hallar alternativas de solución. Probablemente, la compañía para la que labora ofrece planes de asesoramiento, tratamiento o servicios de atención que pueden serle útiles. Asimismo, sea razonable sobre lo que su empleador puede y no puede hacer por usted.

Sea respetuoso

Sea respetuoso en cuanto al apoyo que le pueda ofrecer su empleador, compañeros de trabajo y mejores amigos. Esfuércese por centrarse en su trabajo durante sus horarios de oficina y sea lo suficientemente sensible como para no sobrepasar los límites respecto al respaldo recibido. Recuerde que por muy dura que sea su situación, todos tienen dificultades y retos personales.

Transforma pensamientos negativos

Es normal tener pensamientos negativos sobre el problema que se atraviesa a lo largo del día. La recomendación es buscar una imagen positiva del hecho. “Por ejemplo, en una ruptura, si me pongo a pensar en lo que di y no valoró, debo transformar esa idea en conocer que yo sí tengo la posibilidad de dar algo sin esperar nada a cambio”.

Busca ayuda

Existen situaciones personales difíciles de abordar. En los momentos donde la carga resulta muy pesada, es cuando debes recurrir a un profesional. Consulta cuáles son los servicios o convenios que tiene la compañía para la que trabajas y utiliza sus líneas de ayuda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *