Etiqueta en la oficina: consejos básicos que necesita saber

Etiqueta en la oficina

La etiqueta en la oficina es un conjunto de modales y comportamientos que debemos seguir para propiciar un buen ambiente laboral. Sin duda, esta es una parte imprescindible de la cultura empresarial, que podría marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso de una empresa. Pero también transmite nuestro nivel de profesionalidad en el trabajo.

Así que, ya sea que estemos comenzando en un nuevo trabajo o que estemos en el mismo trabajo de años, nunca es demasiado tarde para verificar nuestra etiqueta en la oficina. Si bien cada oficina es diferente existen ciertas reglas de etiqueta que se aplican a casi todas. Descubra a continuación, cuales son los principales consejos de etiqueta en la oficina que debe adoptar como carta de presentación ante otros profesionales.

1. No interrumpa a sus compañeros de trabajo

Por mucho que no esté de acuerdo con su compañero de marketing, haga todo lo posible por contener la respiración mientras ella habla. Interrumpir a las personas a mitad de una frase no solo es una falta de respeto, también es irritante y hace que los demás pierdan el hilo de sus pensamientos.

Manténgase callado, deje que su compañero termine y luego exponga su punto, con educación, por supuesto.

2. Sea cortés

Hablando de cortesía, la buena etiqueta en la oficina es ser capaz de mantener la cortesía en el lugar de trabajo, incluso con colegas que no te agradan. Una gran parte del trabajo implica la construcción de relaciones.

Puedes recorrer un largo camino si practicas la comunicación y los gestos educados. Esto esencialmente mantiene las cosas civilizadas y positivas en la oficina.

Y si alguien realmente le está poniendo las cosas difíciles en el trabajo, sé la persona más grande. Haga todo lo posible por mantener el decoro y lidiar con este compañero de trabajo difícil de la mejor manera posible.

3. No haga ruido

Ser considerado con los demás es una de las reglas de oro de la etiqueta en el lugar de trabajo. Puede permanecer ruidoso y orgulloso, pero no en el lugar de trabajo.

Tenga en cuenta que hay personas a su alrededor que se centran en su trabajo. No todo el mundo puede manejar un entorno ruidoso, especialmente de forma constante. Por lo tanto, trate de seguir gritando o hablando en voz alta por teléfono como mínimo. Destroza la concentración de los demás y, sencillamente, se vuelve molesto.

4. Mantenga el volumen bajo

Aparte de su voz, es esencial que mantenga los tonos de llamada, la música y los sonidos de la computadora a un volumen aceptable. No querrá ser ese colega que recibe un ‘¡Shh!’ cada vez que suena tu teléfono. Tampoco querrá distraer a sus compañeros de trabajo cuando tengas ganas de probar un poco de Nirvana para pasar el día.

Muestre consideración a los demás usando audífonos y bajando el volumen de su teléfono y computadora.

5. Cuide lo que come

¿Tus colegas ponen los ojos en blanco cada vez que buscas tu lonchera? ¿Has escuchado el famoso «no puedes sentarte con nosotros» durante la mayoría de las pausas para el almuerzo? Entonces, probablemente sea hora de vigilar lo que comes en el trabajo.

De hecho, hay ciertos alimentos que se deben evitar en la oficina, como pescado, cebolla y sándwiches de huevo. Estos tipos de comida maloliente pueden causar distracción y ofensas, ¡así que deje de ser un delincuente y guarde su pollo al curry picante para la noche!

6. Rocíe menos perfume

Los olores fuertes en un ambiente pequeño o cerrado pueden causar dolores de cabeza, náuseas y malestar general. En otras palabras, respete a sus compañeros de trabajo usando menos perfume para trabajar. Después de todo, algunas personas pueden tener alergias y puede convertirse en una gran distracción para las personas más cercanas a usted.

Entonces, en lugar de rociar esa colonia en cada punto de pulso, rocíelo en el aire y camine en él. Suena tonto, pero evita que su oficina huela a perfumería.

7. Vístase apropiadamente

Algunas personas tienen la suerte de trabajar en una oficina donde los códigos de vestimenta no son importantes. Otros, sin embargo, se ven obligados a seguir una estricta etiqueta de vestimenta.

Si este es el caso en su oficina, asegúrese de planificar su guardarropa en consecuencia. Por ejemplo, evite venir al trabajo vestido con pantalones cortos y chanclas; no solo será el hazmerreír de la empresa, sino que se verá francamente poco profesional.

8. Ordene su oficina

Muestre buenos modales y profesionalismo manteniendo la oficina y su escritorio limpios. Lave los platos que use, deseche los alimentos, papeles y envoltorios que no desee y limpie el inodoro usted mismo.

Después de todo, no quieres que su jefe le lleve a un lado y le regañe por su limpieza, ¡eso es vergonzoso! Mantener la higiene en la oficina no solo le ayuda a trabajar cómodamente, sino también a quienes le rodean.

Lea también 8 consejos para organizar la oficina eficientemente

9. No seas demasiado personal

Hacer amigos siempre es genial, especialmente en el trabajo. Hace que su día sea más agradable y sienta que tiene a alguien en quien confiar. Pero el trabajo es trabajo y el juego es juego.

 Por lo tanto, mantenga las cosas profesionales en la oficina y evite que los asuntos personales y las relaciones se interpongan en su camino. Del mismo modo, no se ponga demasiado hablador cuando haya trabajo por hacer y nunca, nunca muestre favoritismo.

10. No llegues tarde

Llegar tarde al trabajo de forma regular es un gran no-no para los jefes. Quieren que sus empleados lleguen a la oficina a tiempo.

Llegar tarde muestra falta de respeto y da la impresión de que no te importa tu trabajo. Si realmente tiene dificultades para administrar su tiempo, intente configurar la alarma antes de lo habitual para tener más tiempo para prepararse para el trabajo. Lo más importante es que si llega tarde, envíe un mensaje a su jefe o compañero de trabajo para informarle.

11. Manténgase alejado del drama

Sobrevivir a la política de la oficina puede ser difícil. Un día la gente grita por tu computadora y al siguiente golpea puertas y mesas por frustración.

El drama en la oficina es una pesadilla, ya que causa una gran interrupción, y los involucrados se ven increíblemente poco profesionales. Por lo tanto, haga todo lo posible por mantenerse al margen de cualquier política entre colegas evitando los chismes, no tomándose las cosas personalmente y, simplemente, siendo amable.

Sin embargo, si es demasiado tarde y ya lleva dos años de discusiones y conflictos, aprenda a controlarse, mantenga la calma y lleve cualquier problema serio a la dirección.

12. Quédese en casa si está enfermo

Si estás luchando por levantarte de la cama y te sientes como un desastre total, es mejor que te quedes quieto y te guardes el error. En el caso de enfermedad, la etiqueta corporativa adecuada no está en la oficina en absoluto. Asegúrese de estar bien y listo antes de regresar al trabajo después de una enfermedad: ¡nadie quiere contraer sus gérmenes!

13. Utilice un lenguaje adecuado

Hay pros y contras cuando se trata de tu forma de hablar en la oficina, especialmente cuando estás con tu jefe.

Frases inapropiadas como ‘Lo intentaré’ o ‘Ese no es mi trabajo’ te hacen sonar como un holgazán, mientras que usar palabras de jerga como ‘enfermo’ o ‘rudo’ disminuye tu profesionalismo.

Otro obstáculo en la oficina es el uso de malas palabras: filtre su discurso, piense antes de hablar y manténgase lo más formal posible durante su jornada laboral. Por supuesto, la etiqueta es a menudo el resultado de la educación y las experiencias de la vida. Así que o lo tienes o no lo tienes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *