Ascender en el trabajo: ¿Qué características se debe tener?

A continuación reunimos las características más importantes que debe tener un empleado a la hora de ascender en el trabajo. Síguenos leyendo.

Responsabilidad

Los empleados de alto desempeño tienen claras sus funciones y responsabilidades. Se hacen cargo de los errores y los aciertos que se cometan durante la ejecución de las tareas que estén a su cargo. Estas personas no buscan excusas, cumplen con los tiempos de entrega de sus proyectos. No se comprometen con fechas imposibles y si no pueden terminar a tiempo, lo comunican a su superior para explicar las razones y establecer una nueva fecha.

Saber escuchar

Otra característica que deben poseer de los empleados, es escuchan a sus colegas, jefes y colaboradores con atención y respeto. Controvierten con argumentos y aceptan los comentarios y sugerencias que se les entregan en un proceso de retroalimentación. A partir de la información recibida construyen nuevas y mejores estrategias para aprovechar las oportunidades de mejora identificadas, lo que les permitan optimizar sus métodos de trabajo, todo en busca de mejorar su productividad y la de su equipo.

Habilidades y cualidades

Además de poseer la formación académica y la experiencia, es importante que el empleado posea valores, cualidades y destrezas que le permitan desarrollar actividades más complejas.

Alguna de las cualidades más valoradas es tener inteligencia emocional, donde pueda gestionar de manera sana sus emociones, manejar el estrés laboral, mantener una actitud positiva y colaborativa, ser una persona productiva y proactiva, además de tener la facilidad de adaptarse a los cambios.

Entre las cualidades anteriormente mencionadas hay que destacar las siguientes:

  • Empatía
  • Flexibilidad
  • Capacidad de innovar
  • Organizado
  • Comunicativo
  • Manejo de la tecnología

Proactividad

A los jefes les gusta gente con ideas, que proponga ideas, mejoras. O simplemente que se preste como voluntaria para tareas que nadie más quiere hacer.

Esto da una sensación de que te preocupas por ayudar a la empresa y no tienes miedo a tener más responsabilidad, porque quieres que alcance el éxito.

Conocer tus fortalezas y debilidades

Esto es importante porque, a menos que conozcas tus puntos fuertes, no podrás alardear de ellos y, a menos que conozcas tus defectos, no podrás trabajar en ellos. Los gerentes potenciales son conscientes de sus fortalezas y debilidades y las abordan bien. Para ser considerado para la promoción, debes conocerte a ti mismo de adentro hacia afuera. Debes saber dónde necesitas mejorar y qué capacitación o recursos pueden ayudarte a aumentar tus posibilidades de crecimiento profesional.

Piensan en hacer, no solo en planear

Tenerlo todo planificado y organizado es de vital importancia dentro de una empresa, pero de nada sirve si al final no lo acabas cumpliendo o llevando a cabo.

Los mejores trabajadores ejecutan sus ideas una y otra vez, a base de prueba y fallo hasta alcanzar el éxito. La ejecución es la clave para avanzar.

Ser el líder ideal

El liderazgo es un requisito previo para lograr una promoción laboral. Ser un líder eficaz es el requisito más importante cuando deseas ascender en la escala profesional. Para liderar a tu equipo, debes preocuparte por tus compañeros, ganarte su confianza y estar en el gran esquema de las cosas.

Actitud positiva

Tener una actitud positiva con la empresa o con los compañeros y generar buen ambiente suele ser favorable para ascender. Un empleado positivo y colaborador es sumamente contagioso. Es lógico que cuando se valore a quién promocionar, este tipo de perfiles se tengan en cuenta. Todo lo contrario de lo que sucede con los chismosos o con los impuntuales.

Los mejores trabajadores que deseen crecer deben crear un aura amistosa a su alrededor. Y contribuir a un ambiente feliz y positivo. Para tener una promoción debes estar motivado y optimista para encontrar soluciones rápidas a los problemas. Por lo tanto, asegúrate de centrarse en los aspectos positivos. Reduce cualquier conversación negativa y aléjate de los colegas negativos.

Aprender a manejar el tiempo

Otra de las características para obtener un ascenso en el trabajo, es  ser capaz de manejar el tiempo disponible y cumplir con sus reuniones, citas, entregas y tareas sin mayor inconveniente. Todo depende de la cuidadosa planeación de las actividades y del manejo que le den a los recursos con los que cuentas para cumplir con el trabajo y obligaciones en un tiempo razonable. Debe saber cuándo decir no y no defraudar a sus jefes cuando se comprometen con algo.

Ser un buen compañero de equipo

Muchos jefes o encargados de departamento se vuelven demasiado estrictos con ellos mismos y con los demás. Llevan consigo una gran responsabilidad a la que muchas veces se enfrentan de mala manera, y esto se transmite a sus subordinados.

Una  de las claves para ser un buen jefe está en la capacidad de transmitir los objetivos a su equipo de manera clara y con actitud positiva. Que no tenga miedo a pedir ayuda cuando la necesite y dispuesto a remangarse la camisa cuando haga falta.

Humildad

Las personas humildes caen bien al resto, porque se preocupan por los demás. No les importa trabajar en equipo y compartir el crédito. Además, no tienen miedo a hacer preguntas y pedir ayuda si lo necesitan, ya que consideran que hacer el mejor trabajo posible está por encima de su ego.

También están dispuestos a aceptar cualquier tipo de trabajo. Sin importar como de irrelevante parezca, pues consideran que cualquier acción, por mínima que sea, es parte de un todo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.