Como ser un buen empleado

Como ser un buen empleado: Sea que trabajes en una oficina, un centro de llamadas o un restaurante de comida rápida. Será Un buen empleado no solo es alguien que se beneficia a sí mismo por su buen trabajo sino que también es un recurso valioso de una empresa.

Por eso. Sus características no solo se refieren a la forma en que lleva a cabo su trabajo sino que también a la forma en que interactúa con sus compañeros y responde a las exigencias de su empresa.

Como ser un buen empleado

Un empleado es siempre parte de algo mayor. En el que se incluyen todas las jerarquías de la empresa, sus productos y servicios. Cada integrante de ese conjunto afecta a los demás.

Un buen empleado es consciente del rol que cumple y de cómo sus acciones y actitudes afectan a su entorno.

No entrar en el juego del poder.

Orientar la actividad laboral únicamente a ascender posiciones dentro de la empresa es un error. El buen trabajador debe desempeñar su función porque es su responsabilidad. Con la motivación de hacer un buen trabajo que contribuya al buen progreso de su compañía. Ésto no significa que un empleado no pueda tener la ambición de ser ascendido algún día. Pero lo que no hay que hacer es trabajar únicamente para ello.

El trabajo en equipo

Un buen trabajador debe ser capaz de llevarse bien con sus compañeros y trabajar bien en equipo. Las relaciones laborales no tienen por qué desembocar en amistad. Pero sí deben ser cordiales y respetuosas, de lo contrario el desempeño de la profesión se haría insostenible. Por otra parte, ha de ser solidario con sus compañeros. Ello repercutirá en un mejor ambiente de trabajo, lo que sin duda beneficiará a la empresa.

Iniciativa propia y responsabilidad

Estos dos rasgos caracterizan a un buen empleado, que no espera a que sus superiores le encarguen temas o proyectos. Es él mismo quien los propone. Es, a su vez, una persona organizada y responsable a la que no hace falta que le recuerden sus responsabilidades. Ya que sabe en todo momento en qué estado están tus proyectos.

Interés por ampliar sus conocimientos

Querer seguir aprendiendo y formándose es una actitud positiva ante la vida y ante el trabajo que también caracteriza a un buen trabajador.

En este sentido. El empleado debería aprovechar todas las oportunidades que le brinde su empresa o tomar riendas en el asunto y continuar con su formación por cuenta propia apuntándose a cursillos. Comprando libros, etc.

El compromiso con la empresa

Hace falta estar comprometido con la empresa en la que se trabaja para ser un buen empleado y estar. Considerado como tal por los superiores.

Este compromiso pasa por considerar que el fin último de la actividad laboral no es sólo cobrar un sueldo a finales de mes. Sino también contribuir al correcto devenir de la compañía.

Comunícate con tu jefe

Se dice que la comunicación es la base de toda relación, y esto también aplica en la relación laboral que tengas con tu jefe. A veces hay cosas importantes que suceden en la empresa y que los superiores pueden ignorar por completo. O que se enteran por rumores mal infundados.

No hagas lo que muchos empleados hacen al enterarse de algo que puede comprometer el desempeño de la empresa. Como callar o simplemente crear rumores.

En vez de esto, sé el primero que le haga saber las cosas. Y verás la confianza que tu jefe te tendrá a corto y largo plazo.

Cumplir con la función encomendada

Se trata de una las labores más básicas y al mismo tiempo más importantes de todo buen trabajador: hacer su trabajo. Y no basta con hacerlo sin más, hay que hacerlo bien. De nada sirve ser el empleado más emprendedor de todos o el mejor compañero de la oficina si luego se deja el trabajo sin hacer. Cumplir con la tarea encomendada debe ser el primero objetivo de todo buen asalariado.

Ofrece soluciones a los problemas

Tu líder escucha muchos problemas todos los días y se espera que los resuelva todos. Junto con sus otros deberes, esa es una responsabilidad significativa. Si se enfrenta a un desafío, asegúrate de tener una o dos posibles soluciones alineadas antes de acudir a tu líder. Recuerda: todo lo que puedas hacer para aligerar la carga de tu jefe es un ganar-ganar para ambos.

Prende constantemente

No se trata solo de aprender cosas al azar, sino de investigar más sobre tu trabajo y el rubro al que pertenece la empresa. No cabe duda que el hecho de que domines temas concernientes a la temática de tu trabajo. Te hará resaltar entre tus demás compañeros de trabajo.

Si en la empresa trabajan con algún software especializado, entonces dedícale algún tiempo fuera de tu jornada laboral. La idea es que domines las herramientas de trabajo, no que ellas te dominen a ti.

Inteligencia emocional

Se denomina inteligencia emocional a la forma en que una persona se relaciona con su entorno. La inteligencia emocional incluye motivación, empatía, autocontrol y astucia entre otras características. Por eso está íntimamente relacionada con la capacidad de relacionarse de una persona.

En el ámbito laboral. La inteligencia emocional no solo ayuda al empleado a desarrollar sus capacidades interpersonales sino que también le permite organizar su trabajo y sus períodos de descanso. Así como facilita la negociación.

Apertura a las críticas

Un buen empleado sabe que, incluso a pesar de su esfuerzo, no es perfecto. Por eso, está disponible para escuchar críticas sobre su trabajo.

Incluso si no está de acuerdo con la crítica recibida, escucha con respeto y paciencia, respetando la opinión de los demás.

Como ser un buen empleado

En los casos en que la crítica proviene de sus superiores, no dudará en realizar los cambios necesarios para solucionar el problema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.