Relajarse en la oficina: 8 formas efectivas de hacerlo

Relajarse en la oficina

Ninguna persona es inmune al estrés y esto es especialmente cierto cuando se trabaja en una oficina. Así que relajarse en la oficina es algo que le viene bien a todo el mundo, independientemente del tamaño de la empresa. Ya que cuanto más relajados estemos, podremos pensar más claramente y ser más eficientes.

Si bien al estar sentados no estamos expuestos a actividades peligrosas, la presión por cumplir nuestro trabajo nos puede agobiar mucho y es posible que no sepamos gestionar nuestras emociones de la mejor forma. Algo que puede terminar afectando nuestra salud física, mental y nuestra productividad.

Pero trabajar duro no significa que tengamos que estar siempre estresados. Debemos buscar al menos cinco minutos al día para desconectarnos, si queremos desempeñar bien nuestras funciones, estar sanos y ser más productivos. Afortunadamente existen técnicas efectivas para relajarse en la oficina y hacer que el agobio y el estrés sean cosa del pasado. Si quiere conocerlas, le invitamos a seguir leyendo para descubrirlas y saber cómo puede ponerlas en práctica.

1. Respirar profundo

La respiración siempre será uno de los métodos más efectivos para relajarse en la oficina y lo mejor es que es uno de los más sencillos y que podemos llevarlo a cabo en cualquier momento.

Solo requiere que soltemos el cuerpo al máximo, cerremos los ojos y respiremos lo más profundamente posible para que los pulmones se llenen de aire. Asegurándonos por supuesto de retener el aire al menos unos cinco segundos, para luego exhalar de forma pausada por la nariz. Podemos repetir este ejercicio al menos unas cinco veces al día o las veces que encuentre necesarias.

Otra técnica de respiración que podemos emplear es la respiración diafragmática, cuya diferencia está en el lugar donde acumulamos el aire. Ya que no es en los pulmones, sino en el estomago o diafragma donde retendremos el aire, para luego soltarlo lentamente siguiendo las mismas instrucciones del método anterior.  

2. Visualizar

Para algunas personas esto puede parecer una pérdida de tiempo, pero para quienes necesitan relajarse en la oficina, esta técnica es bastante útil si desean liberar su mente por un momento. Solo requiere que la persona cierre sus ojos y por un instante imagine un lugar agradable donde pueda disfrutar de una sensación plena de relajación.

Si no somos buenos imaginando podemos buscar en internet una imagen agradable para que nos ayude a visualizar. Lo siguiente que haremos es imaginarnos que podemos oír, oler y sentir lo que estamos viendo, tratando de mantener en esta imagen en nuestra mente por el tiempo que podamos. Para lo cual, será clave alejar de su mente cualquier pensamiento que pueda interferir, mientras respira de forma lenta y profunda.

Al dejar que su mente divague, se sentirá relajado, pero tenga cuidado de no tomarse demasiado tiempo o tendrá problemas para concentrarse nuevamente.

Foto creada por Yanalya para Freepik

3. Caminar

Relajarse significa calmar la mente y el cuerpo o incluso ambos. Pero cuando se trata de calmar el cuerpo, sin duda el ejercicio es una de las mejores alternativas y caminar por supuesto es uno de ellos. Igualmente, hay que mencionar que es un ejercicio fácil, de bajo impacto y lo podemos hacer en la oficina.

Numerosos estudios señalan que cuando una persona camina su cuerpo se relaja y envía señales de calma a su mente que ayudan a reducir la tensión. Aunque, no podemos olvidar que también eleva los niveles de hormonas como la endorfina, que es responsable de reducir el cortisol y la adrenalina. Las cuales son conocidas como los principales desencadenantes del estrés.

Sin embargo, cuando hablamos de caminar para relajarse en la oficina no nos referimos a caminar mientras contesta o revisa el teléfono. Pero si a programar unos minutos al día para hacer una pausa y salir a caminar, sobre todo fuera de la oficina. Incluso puede aprovechar para caminar haciendo un recado fuera de su lugar de trabajo. En todo caso, esto supondrá encontrar una distracción y un cambio de escenario durante unos minutos.

4. Aprovechar el tiempo para descansar

Si bien es importante mantenerse concentrado en una tarea hasta terminarla, no es menos importante aprovechar el tiempo de descanso para desconectarse un rato del trabajo. Esta sin duda, es una de las formas más obvias, fáciles y efectivas de relajarse en la oficina. De hecho, científicamente está comprobado que, al tomar descansos dejamos de pensar en el trabajo por un corto periodo de tiempo y despejamos nuestra mente.

Esto se traduce en una mayor claridad de pensamiento y una mejora en la concentración, con lo que al regresar al trabajo podemos abordar mejor cualquier tarea. Así que aproveche el tiempo de descanso para relajarse y estire las piernas, tome un café o un vaso de agua, aproveche para ir al baño, o simplemente conversar con un compañero de trabajo. Al regresar al trabajo los resultados le sorprenderán.

Lea tambien: Eficiencia en el trabajo: formas en que puede mejorarla

5. Escuchar su música favorita

En ocasiones el estrés puede amplificarse por el entorno, y el ruido en la oficina, sin duda puede agregar una presión adicional o distraernos más de lo que quisiéramos. Por ello, la música es una de las opciones indicadas para ayudar a transportar su mente a otro lugar y trabajar en paz.

Considere una playlist de su grupo o estilo musical favorito, esto además de ser relajante, le resultará divertido y ameno, pero también hará que el tiempo pase volando. Solo recuerde ponerse unos auriculares para no molestar a sus compañeros y que además, es posible que sus colegas deban hablar con usted de vez en cuando. Así que no se desconecte demasiado.

Relajarse en la oficina escuchar música
Foto creada por dcstudio para Freepik

6. Estírarse

Otra forma de relajarse en la oficina son los estiramientos. Pero muchas personas subestiman la importancia de esta técnica para este fin, lo que hace que con mucha frecuencia sientan, por ejemplo, dolores de hombros y de muñecas. Lo bueno de esta técnica es que permite relajar en pocos segundos todos los tejidos musculares y articulaciones. Además de que no necesitamos ningún material, equipo especial ni tampoco mucho espacio.

De hecho, la podemos hacer sentados o de pie en la oficina. Por ejemplo, para relajar los brazos simplemente levántelos hacia adelante y hacia los lados, estirándolos al máximo. Luego, gire varias veces sus muñecas por espacio de 30 segundos y finalmente mueva todos los dedos como si tratara de tocar el piano.

Para relajar el cuello, lo que debe hacer es mover la cabeza hacia adelante y hacia atrás con mucha suavidad. Luego muévala de un lado al otro y finalmente de manera circular unas seis veces, lentamente y con máximo estiramiento.

Pero en cambio, si busca relajar las piernas, le invitamos aponerse de pie y sacudir una pierna a la vez. Seguidamente y sin realizar desplazamientos, también puede levantar las rodillas imitando el movimiento que hacen los soldados al marchar. Para finalmente estirar los tobillos haciéndolos girar varias veces.

7. Adoptar una buena postura

Para relajarse en la oficina y sentirse cómodo es esencial un mobiliario ergonómico y saber usarlo, porque después de todo pasamos mucho tiempo sentados. Así que no podremos estar relajados si adoptamos una postura incomoda. Por lo tanto, es fundamental que aprovechemos la silla, apoyando siempre nuestra espalda en el respaldo y procurando mantenerla recta en todo momento.

Con ello evitamos curvar la espalda y poner demasiada presión sobre las cervicales, ahorrándonos así todo tipo de molestias físicas, entre ellas contracturas, dolores de cabeza o cuello y mareos. Además, una posición abierta con los hombros hacia atrás permitirá respirar mejor y reducir la ansiedad y opresión ocasionadas por el estrés.

8. Meditar

Meditar es una de las mejores técnicas para relajarse y calmar la mente. Sin embargo, el espacio reducido, el ruido y otras distracciones que tenemos en la oficina puede dificultar poner en practica esta técnica. Aunque esto no significa que no podamos hacerlo y que requiera mucho tiempo, pues con 10 a 15 minutos al día es suficiente, incluso un par de minutos también podría ser útil.

Así que, pruebe, por ejemplo, sentarse en su escritorio, cerrar los ojos y concentrarse en su respiración. Específicamente en como entra y sale el aire de su cuerpo durante el tiempo que haya elegido. Pero si lo prefiere y le resulta menos incómodo, también puede girar el asiento para no mirar la pantalla durante unos 5 minutos, o poner algo de música a volumen bajo y cerrar los ojos durante este tiempo para relajar su mente.

Definitivamente estas simples acciones pueden usarse cuando sienta la necesidad de relajarse en la oficina. Aunque, lo recomendable es que las convierta en un hábito, si es que desea ser el trabajador más relajado de su oficina.

Foto creada por Yanalya para Freepik

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *