Consejos para la decoración de oficinas pequeñas

oficinas pequeñas

La decoración de oficinas pequeñas supone un reto para muchos. Ya que, los espacios pequeños suelen limitarnos hasta un punto en que no sabemos ni por dónde empezar. Esto sin duda, es un problema cada vez más frecuente en la actualidad. Debido a la creciente tendencia a disponer de oficinas con espacios muy reducidos o justos.

Sin embargo, disponer de espacios pequeños no tiene por qué limitarnos. Pues con un poco de imaginación y organización podemos aprovechar al máximo los pocos metros que tenemos. De esta manera, conseguiremos todo lo necesario para que el espacio sea lo más acogedor y cómodo para quienes trabajan allí.

Por ello, si usted se encuentra actualmente con este problema, a continuación, le brindaremos algunos consejos para la decoración de oficinas pequeñas que podrán ayudarle a aprovechar cada metro de espacio.

Empiece por poner orden en la oficina

Disponer de un espacio pequeño abarrotado de cosas, hace que este se vea aún más diminuto de lo que es en realidad. Por lo cual, si busca dar una sensación de amplitud, lo mejor es empezar por ordenar el espacio. Ya que, cuanto menos objetos, papeles y demás elementos tengamos a la vista mayor será la sensación de amplitud que transmitirá la oficina.

Para ello, podemos apostar por pocos elementos pero que sean de calidad. Además, de hacer uso de estantes, armarios y cajones para dividir espacios en la oficina y tener un mayor orden. Procurando guardar en ellos todo lo que no necesitemos como, por ejemplo, papeles, folios archivadores, entre otros objetos. Descartando también en el proceso, si los hubiere, algunos objetos inservibles que solo aumentan el desorden y nunca se utilizaran.

Aunque es importante que organicemos los objetos por categorías y no por espacios para acceder a ellos de manera más eficaz. Dejaremos en la mesa, solo aquellos imprescindible que necesitemos para trabajar. Ya que, tener todo bien ordenado permitirá que la oficina no este sobrecargada visualmente y que seamos más eficientes, al tener lo que necesitemos siempre a la mano.

Asegúrese de mantener los espacios de trabajo tan ordenados como sea posible, recuerde que cuantos menos elementos innecesarios tengamos a la vista, más grande parecerá nuestra oficina.

Saque partido de una buena Iluminación

Una buena iluminación de todos los espacios también es fundamental para ganar amplitud. Y en la decoración de en oficinas pequeñas uno de nuestros mejores aliados es la luz natural. Así que debemos aprovechar al máximo la luz natural disponible, para generar esa sensación de amplitud que queremos.

Una buena iluminación es fundamental para ganar amplitud.

Entre las consideraciones que debemos tener en este sentido, hay que primeramente eliminar todas las posibles barreras que impiden el paso de la luz natural. Igualmente debemos cambiar las cortinas opacas y de grandes estampados, ya que solo restan iluminación. Optando por cortinas de telas que sean claras y poco tupidas.

Otro consejo consiste en colocar la mesa de oficina debajo de la ventana, de esta manera disfrutaremos de una mayor iluminación para trabajar durante el día y dejaremos libre el centro de la oficina, lo que hará que parezca mucho más grande de lo que es en realidad. Al tiempo que les dará protagonismo a las ventanas.

Si, por el contrario, no disponemos de luz natural debemos procurar una iluminación adecuada de toda la oficina, que preferiblemente provenga de diversas fuentes y del techo. Preferiblemente es mejor que la iluminación venga de dicroicos o luces fluorescentes insertados en el techo. Ya que las lámparas colgantes hacen que el espacio este visualmente cargado, y por supuesto, más pequeño.

El color también es importante en la decoración de oficinas pequeñas

Cuando hablamos de decoración, el color siempre es protagonista, pero cuando se trata de espacios reducidos, lo es aún más. Por la amplitud o profundidad que puede proporcionar y porque permite darles personalidad a los espacios. Para ello, los colores claros serán los mejores aliados. En este sentido el blanco, así como los tonos neutros y amarillos son ideales ya que pueden generar espacios mucho más luminosos y hacer que todo luzca más espacioso.

Por otro lado, los tonos suaves y pasteles también, otorgan gran claridad y una sensación de amplitud. Algo que igualmente conseguiremos con techos y paredes del mismo color y que se puede matizar con notas de color en los diversos complementos, como, por ejemplo, sillas y artículos de escritorio, entre otros. Pues, unificar colores en muebles y paredes hace que estos se pierdan en ellas y produce la sensación de un espacio más amplio. Siendo el blanco el mejor color para conseguir este efecto.

Un consejo a tener presente, consiste en no mezclar muchos colores de distintas tonalidades, ya que al hacerlo se pierde la armonía. Utilice en cambio, colores similares dentro de la misma rueda cromática.

Artículos más pequeños ayudan a ganar amplitud en oficinas pequeñas

Los artículos de oficina excesivamente grandes no solo ocupan mayor espacio y, sino que lo hacen ver más pequeño. Por lo que, debemos prescindir de ellos cada vez que sea posible si queremos lograr que el espacio parezca más grande y amplio.

Debemos decorar nuestra oficina utilizando muebles y artículos de oficina pequeños, prácticos y funcionales, ya que ocuparan menos espacio. Un ejemplo de ello son los escritorios empotrados en la pared. Con ellos podemos prescindir de patas o soportes que solo ocupan espacio y provocan sensación de amontonamiento y de desorden.

Aproveche el espacio al máximo

Cuando disponemos de poco espacio, cada centímetro cuenta y por lo tanto debemos aprovecharlos al máximo. En este sentido, podemos aprovechar muros y esquinas que parecen perdidos colocando muebles a medida, como por ejemplo armarios escondidos o pequeños estantes. Así mismo cuando se tienen oficinas pequeñas lo mejor es crear espacios comunes de trabajo. Ya que ayudan a aprovechar mejor el espacio y facilitan la convivencia y creatividad.

Los muebles de formas rectas y de poco tamaño, así como las sillas de patas finas, y los escritorios o mesas de vidrio también representan una buena opción para conseguir amplitud. Asimismo, si tenemos estantes o repisas, debemos minimizar los elementos que guardamos allí, porque el exceso de elementos en ellos también genera la sensación de un espacio muy reducido.

Por otro lado, disponer los escritorios contra la pared nos permitirá dejar libre el área central, abriendo con ello espacios y facilitando la movilidad. Además, de crear la idea de amplitud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *