Consejos para ayudarle a dejar de procrastinar en el trabajo

Procrastinar en el trabajo

Procrastinar consiste en diferir, aplazar o postergar tareas o actividades que debemos hacer, o que pueden resultar difíciles o poco agradables, las cuales sustituimos por otras menos relevantes o que nos resultan más agradables, ya sea por miedo o pereza.

Lo preocupante, es que la procrastinación en el trabajo es uno de los problemas más comunes que enfrentan las organizaciones hoy en día. Podríamos decir que es uno de los principales ladrones de tiempo y no solo limita nuestra productividad sino también nuestro potencial para avanzar y alcanzar el éxito.

Es posible que algunas personas con esa tendencia a postergar lo que pueden hacer hoy, en algún momento se encuentren tan estresados, ansiosos y frustrados que terminen odiando lo que alguna vez pensaron que era el trabajo de sus sueños. Así que definitivamente, es un hábito que tenemos que evitar si queremos ser más productivos en el uso del tiempo, alcanzar el éxito y evitar las consecuencias de la acumulación exagerada de tareas.

Aquí le compartiremos algunos consejos que le ayudarán a dejar de procrastinar en el trabajo y mantenerse productivo y motivado para terminar sus tareas a tiempo.

1. Planifique su semana laboral con anticipación

Hacer un mapa de las tareas de la próxima semana es una forma excelente para que cualquier persona sea más eficiente en el trabajo. Pero es especialmente útil si a menudo se siente abrumado por el volumen de trabajo y no está seguro de cómo empezar. No saber qué tarea abordar primero conduce a la indecisión y a procrastinar en el trabajo, mientras tanto, su bandeja de entrada se llena aún más.

Tómese el tiempo el lunes por la mañana, o incluso el domingo por la noche en casa, para evaluar los próximos proyectos y las tareas habituales que realiza cada semana. Estime cuánto tiempo tomará completar cada tarea, cuáles son más urgentes e intente distribuir las tareas de manera uniforme a lo largo de la semana. Organice con una aplicación de calendario o anote su horario proyectado en su agenda diaria.

Ahora, cuando se sienta en su escritorio todas las mañanas, ya tiene una lista manejable de tareas pendientes. Esto reduce el estrés y le ayuda a empezar de inmediato.

2. Delegue algunas tareas

A veces, durante la programación, se dará cuenta de que realmente hay demasiado trabajo para una sola persona. Los procrastinadores suelen ser perfeccionistas, y eso a veces significa asumir demasiadas responsabilidades porque cree que nadie más puede hacer el trabajo correctamente. La carga de trabajo cada vez mayor desencadena esos sentimientos abrumadores, lo que lleva a más dilación y a tener que dedicar horas adicionales solo para hacer todo.

Una semana llena de estrés de horas extras interfiere con el equilibrio entre el trabajo y la vida personal, y puede iniciar el círculo vicioso de procrastinar en el trabajo y la sensación de exceso de trabajo. Aprenda a dejar algunas tareas en manos de pasantes, trabajadores a tiempo parcial e incluso un colega que no ha estado haciendo todo lo posible. Acepte que no puede controlar todo y consuélese con la idea de que una carga de trabajo menor significa que puede dedicar más tiempo y atención a cada tarea.

3. Complete tareas desafiantes cuando sea más productivo

Muchas personas se sienten más productivas y concentradas durante ciertos períodos de tiempo a lo largo del día. Por ejemplo, puede obtener un impulso de energía para terminar las tareas temprano en la mañana y menos motivado por la tarde. Planee completar tareas desafiantes durante sus momentos productivos y tareas más simples cuando sea menos productivo.

Por ejemplo, si está menos entusiasmado por la mañana, termine tareas simples como responder correos electrónicos y programe sus proyectos más complejos para la tarde. Terminar elementos cuando es más productivo aumenta la probabilidad de que se completen.

4. Divida los objetivos o proyectos más grandes en tareas más pequeñas

Procrastinar en el trabajo puede parecer atractivo cuando estamos ante proyectos grandes. Pero las metas más grandes pueden parecer menos intimidantes si las divide en pequeñas tareas. Por ejemplo, si tiene una presentación de 50 diapositivas y no está seguro de por dónde empezar, haga una lista de tareas más pequeñas y establezca una fecha límite para cada una. Su primera tarea debe ser la más simple para que sea más fácil comenzar. Por ejemplo, el primer elemento en la lista al crear la presentación podría ser buscar inspiración en otras presentaciones.

5. Céntrese en el producto final, en lugar de en un producto perfecto

Mientras trabaja en su tarea, es posible que se sienta atascado al intentar hacer que cada sección parezca perfecta. Para mantenerse positivo y concentrado en la tarea, concéntrese únicamente en terminarlo, en lugar de hacerlo perfecto.

Tómese un descanso una vez que haya terminado y vuelva al proyecto sintiéndose renovado y agregue cambios. Su etapa de edición y corrección es donde puede buscar áreas que necesiten ajustes o fortalecimiento para mejorar la calidad del proyecto.

6. Recompénsese cuando complete tareas difíciles

Prometerte una recompensa cuando hayas terminado tareas desafiantes puede ayudarte a motivarte para completarlas y dejar de procrastinar en el trabajo. Repítase algo como: «Cuando termine con este informe, compraré helado y veré mi película favorita». Esto te da algo que esperar y te empuja a completarlo.

7. Mantenga un estilo de vida saludable

Puede sentirse más concentrado y motivado si mantiene un estilo de vida saludable. Cuidar su mente y cuerpo le permite acumular más energía para sentirse comprometido con su trabajo. También ayuda a su cerebro a concentrarse en tareas y elementos de trabajo complejos. Puede hacer esto consumiendo comidas saludables, haciendo ejercicio con regularidad, durmiendo adecuadamente y por último, pero no menos importante procurando tener mantener un equilibrio entre en trabajo y su vida personal.

8. Trabaje en un ambiente confortable

Es posible que evite procrastinar en el trabajo y se sienta más productivo, si trabaja en un entorno en el que se sienta cómodo. Puede mejorar el entorno de su oficina colocando más plantas en su escritorio, incorporando lámparas para que esté bien iluminado o decorándolo de una manera más positiva y en -Sensación de hogar. Sentirse cómodo mientras trabaja puede hacer que se sienta más emocionado de venir a trabajar.

9. Elimine cualquier distracción

Cuando hay artículos en su escritorio, puede ser fácil recogerlos y distraerse del trabajo. Una excelente manera de evitar esto es guardar el teléfono y eliminar el desorden de su escritorio. También puede descargar aplicaciones en su teléfono que bloquean cualquier función que fomente la procrastinación.

Si el entorno a su alrededor le distrae, trate de encontrar formas de reducir el ruido. Si los empleados vienen regularmente a su escritorio para relacionarse, avíseles cuando planea concentrarse en otras tareas. Esto les ayuda a comprender que deben evitar su escritorio y hablar con usted cuando ya no esté ocupado. Si las personas a su alrededor todavía lo distraen, intente preguntarle a su supervisor si puede mudarse a un área de trabajo más tranquila.

10. Cree una lista de tareas pendientes

A menudo, es más probable que termine las tareas si las tiene escritas en una lista de tareas pendientes. Esto le ayuda a responsabilizarse de completarlos y le recuerda lo que debe hacer. Escriba cada tarea, luego clasifíquelas según los niveles de prioridad de cada una. Por ejemplo, enumere las tareas con fechas límite próximas en la parte superior y las menos importantes cerca de la parte inferior. Esto facilita la introducción de estos elementos en un programa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *