7 consejos para mantener la higiene en la oficina

Higiene en la oficina Muebles

Mantener la higiene en la oficina es esencial para preservar la salud y el bienestar general de quienes trabajamos en ella. Sin embargo, si consideramos que es allí donde pasamos buena parte del día, mantener una higiene adecuada en la oficina puede ser una tarea difícil. Sobre todo, cuando aumenta la presión del tiempo, ya que muchos empleados a veces se olvidan de limpiar.

Por lo tanto, más allá de ordenarla, procurar su limpieza es imprescindible no solo para tener empleados sanos, sino también felices. Al estar con un ambiente que sea cómodo y agradable, lo que sin duda se traduce en una mayor productividad.

A su vez, tener una oficina limpia es fundamental para la buena imagen de cualquier empresa y principalmente de aquellas que buscan atraer clientes. Así que, por todas estas razones, le traemos los mejores consejos y trucos sobre cómo mantener la higiene en cualquier oficina.

Higiene en la oficina Escritorio
Imagen de fredericomeyer en Pixabay 

1. La mejor manera de mantener la higiene en la oficina es no ensuciar

Aunque este no es ningún secreto para nadie, el hecho de mantener una oficina limpia debería ser más una cuestión de rutina. Por lo tanto, debemos adoptar una serie de acciones para que en la medida de lo posible, tratemos de no ensuciar nuestros puestos de trabajo. Por ejemplo, no comer en la oficina ni delante de los computadores, ya que esto puede traer olores indeseados. Pero además, las migajas y restos de comida podrían atraer a ratones e insectos o caer en lugares de difícil acceso. Entre ellos los teclados o los interiores de sofás de oficina, que son el paraíso para gérmenes y virus, donde luego resulta más difícil la limpieza.

Si tiene hambre, opte en cambio por aprovechar su tiempo libre para ir a comer en las áreas designadas, como el comedor o el café de la oficina. Otra forma de no ensuciar consiste en minimizar el número de objetos en nuestro escritorio, ya que a mayor cantidad de ellos será más difícil limpiar o quitar el polvo.

Así mismo, tener los pisos limpios es una de las mejores formas de mantener la higiene en la oficina. Digamos que hemos ordenado y limpiado todas las superficies de la oficina, pero esto no significara nada si los pisos están sucios. Pues de ello, también dependerá la vida útil del material de oficina. Por ejemplo, las sillas de escritorio con ruedas podrían atascarse por la suciedad, dificultando su movimiento en la oficina.

2. Las pantallas deben estar relucientes

Las pantallas de computadoras son uno de los lugares donde se concentran fácilmente el polvo y la suciedad. Por ello, si queremos mantenerlas relucientes, es necesario limpiarlas regularmente y de forma adecuada. Y la mejor forma de hacerlo es usando una gamuza humedecida con un producto limpiador para cristales, el cual pasaremos por las pantallas con suavidad. Es importante que no tenga entre sus componentes ni amoniaco ni acetona, ya que dañan la película protectora.

Del mismo modo, si existen otras pantallas que toquemos con demasiada frecuencia, también debemos limpiarlas regularmente. Nos referimos específicamente a las pantallas de nuestros teléfonos y tabletas. Dos lugares que se ha demostrado que son el hogar de muchos virus y bacterias como E. coli, estafilococos, estreptococos, el virus del resfriado común o la gripe. Y que terminamos colocamos directamente en nuestra cara, cerca de la boca, nariz, mejillas y orejas.

Por lo tanto, dependiendo de la frecuencia con que utilicemos estos dispositivos, puede ser un problema real. Así que, para reducir la cantidad de bacterias y gérmenes, puede rociar sus pantallas con un poco de desinfectante y limpiarlo con un paño de microfibra. Así mismo no olvide lavar sus manos minuciosamente y con frecuencia. Ya que, si sus manos permanecen limpias, transmitirán menos gérmenes a su teléfono o tablet, y por supuesto será menor la probabilidad de enfermarse.

3. Teclados libres de suciedad y gérmenes

Aunque parece un hecho poco conocido, hasta 7500 organismos bacterianos pueden permanecer alrededor del teclado de su computadora. Pero además, como pasa con las pantallas de las tablets y smartphones, la mayoría de las bacterias provienen de nuestras propias manos. Por lo que es importante que regularmente limpiemos el teclado, de la computadora, de hecho, se recomienda lavar el teclado una vez a la semana. Pero también, los expertos sugieren que debemos lavarnos las manos antes y después de utilizar cualquier computadora, aunque esta sea o no compartida.

Para limpiarlo se recomienda utilizar bastoncillos, un trapo y alcohol isopropílico. Lo primero que haremos será desconectarlo. Luego le daremos vuelta y lo golpearemos suavemente para hacer que caiga cualquier suciedad. A continuación, con un trapo humedecido con un poco de alcohol, lo pasaremos por encima del teclado. Una vez hecho esto, utilizaremos un bastoncillo humedecido en alcohol y rodearemos cada una de las teclas. Así evitaremos que los microorganismos se queden entre las mismas y tendremos la garantía de que el teclado esté libre de cualquier tipo de bacterias.

4. No se olvide de la basura y su eliminación

Aunque lo mejor es evitar dejar basura en la oficina. En muchas ocasiones y quizás por la pereza terminamos dejando empaques o papeles que se mantienen en nuestro escritorio por mucho tiempo. Por ello, lo mejor es tener siempre cerca de nuestro espacio de trabajo una papelera, así como contenedores para el reciclaje.

De esta forma no solo evitaremos que se acumulen sino también que la eliminación de residuos sea adecuada, lo cual es una parte importante de la higiene de la oficina. Ya sea que se trate de cáscara de naranja, papeles viejos o empaques, los desechos deben eliminarse periódicamente para proteger la salud de los empleados. Lo ideal es que los contenedores de basura puedan vaciarse al final del día para evitar olores desagradables a la mañana siguiente.

5. Contrate a alguien para que se encargue de la limpieza

Contratar una empresa para mantener limpia su oficina es fundamental sobre todo porque muchos empleados no tienen tiempo para comprometerse con una limpieza a fondo. Por lo cual, usar los servicios de una empresa de limpieza puede ser la mejor manera de hacerlo. Porque además de ayudar a la buena imagen de nuestra empresa, los empleados tendrán más confianza si saben que trabajan en un entorno saludable y confortable.

6. Imprima lo menos que pueda

Si se desea mantener la higiene en la oficina no es necesario tener una pila interminable de papeles en su escritorio e imprimir sin control. Lo ideal es imprimir solamente los documentos que sean imprescindibles y necesarios. De esta manera reduciremos el exceso de papel que solo contribuye al desorden y la acumulación de polvo en nuestro escritorio y oficina. Afortunadamente gracias a la tecnología hoy podemos dejar de imprimir la gran mayoría de documentos. Lo que además de ayudarnos a disminuir costos y reducir la cantidad de papel que imprimimos, ayuda también al medio ambiente.

7. Incorpore la naturaleza a su oficina

Como consejo final, intente agregar un toque de naturaleza a su entorno de trabajo, ya que, algunas plantas son excelentes para depurar el aire. Lo que ayuda a mantener la higiene, al desintoxicar la oficina y mejorar la salud física y mental de quienes trabajan allí. Además de ello, según investigadores de la Universidad de Exeter, las plantas contribuyen a aumentar la productividad de los empleados en un 15%.

Sin embargo, las plantas necesitan riego y al menos un poco de fertilizante de vez en cuando, así como suficiente luz solar y una temperatura moderada para sobrevivir. En este sentido es importante conocer cuáles son las plantas que purifican el aire en la oficina y sobre todo cuales requieren menos cuidados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *